Fundamentos del montaje 105: Conocer los tipos de paredes

Averiguar con qué tipo de pared tratas es una habilidad esencial del montaje. Aunque nuestros taskers de élite no pueden cubrir todos los pormenores de la construcción de viviendas en este espacio, te harán un resumen de los tipos de pared que encontrarás más habitualmente y de qué herramientas necesitarás para cada tipo. 

  • Pladur: al taladrar la pared, no se desconchará mucho.
  • Listones y yeso: al taladrar la pared, se desconchará y generará más polvo. 
  • Hormigón: a veces, este tipo de pared se esconde bajo el papel o la pintura. ¡Para comprobarlo, da unos golpecitos a la pared! Si es sólida y te hace daño en los nudillos, probablemente sea de hormigón. Recuerda: para taladrar el hormigón hace falta un taladro percutor y brocas especiales. 
  • Ladrillo y mampostería: el ladrillo es relativamente reconocible y suele estar expuesto. Dicho esto, aunque es raro encontrar ladrillo detrás del pladur, a veces pasa. En este caso, el agujero piloto te lo dirá de inmediato. Para hacer un montaje sobre ladrillo y mampostería, hay que usar una broca para hormigón.
  • Bloques de hormigón: esto entra en la categoría de mampostería y, a veces, se puede usar un perno de palanca. 

Las herramientas que tendrás que llevar siempre a una tarea de montaje, independientemente del tipo de pared, son un taladro y un detector de montantes.  ¡Pero recuerda que el detector de montantes no funcionará con todos los tipos de pared! Sigue leyendo…

¿Qué hay en una pared?

  • A menudo, las paredes se construyen fijando pladur u otras superficies en montantes. Los montantes son soportes verticales que se colocan a intervalos de unos (40-60 cm). 
  • Los montantes pueden ser de madera o de metal. Para las tareas de montaje, esa diferencia es importante.
    • Trabajar con montantes de madera es bastante fácil: suelen tener 3,81 cm de ancho, lo cual te da algo de margen a la hora de encontrar el punto central para taladrar.
    • Los montantes de metal son más estrechos que los de madera, y puede que también requieran algo más de presión a la hora de introducir un tornillo autorroscante. 
  • Pon un extra de atención para encontrar con precisión el centro de los montantes de metal antes de atornillar el soporte, ya que no tendrás mucho espacio extra a los lados del agujero taladrado.

El tipo de pared que más encuentran los montadores es pladur sobre montantes de madera. 

  • Es más habitual en casas y edificios de menos de tres plantas y en edificios antiguos.
  • Generalmente, los montantes se colocan en las esquinas de las habitaciones y a intervalos de 40 centímetros entre centro y centro.
  • Cada montante tiene 3,8 cm de ancho y 8,9 cm de grosor. El pladur se atornilla directamente sobre los montantes.
  • Es fácil hacer montajes sobre esta superficie porque se taladra directamente sobre los montantes de madera.

Es necesario saber con qué tipo de pared trabajamos para montar los artículos con seguridad. Antes de ir a realizar la tarea, debes saber siempre con qué tipo de pared trabajarás; habla con el cliente para determinar el mejor modo de proceder y lleva todas las herramientas adecuadas. Si te incomoda trabajar con un tipo de pared concreto, asegúrate de incluir esa información en tu reclamo, así no tendrás que renunciar a tareas y no correrás el riesgo de que tu tasa de aceptación se vea afectada. Para obtener más información sobre qué esperar al taladrar distintos tipos de paredes, lee Fundamentos del montaje (VI): Empezar a taladrar (ENLACE). 

Leave a Reply